Este 20-N no les votes, pero ve a votar

Recuerdo como durante el movimiento del 15-M (conocido mundialmente como ‘el mayo español’) sí que se animaba por parte de la mayoría de los indignados a acudir a votar a las elecciones autonómicas y locales del pasado 22 de mayo, siempre que no lo hicieran (como rezaba la plataforma hermana No LES Votes) al PP, PSOE ni CiU, partidos que votaron a favor de la popularmente conocida como Ley Sinde, contenida dentro del paquete de la Ley de Economía Sostenible (de ahí el LES), cuyo fin era acabar con la piratería en la red el cierre de las páginas webs que el gobierno considerase oportunas, sin sentencia judicial, lo que en resumidas cuentas suponía un peligroso acercamiento al sistema chino de censura en la red. El resultado y prueba de esto fue la fuerte entrada de UPyD en el Ayuntamiento de Madrid.

En realidad sólo eran las minorías más radicales que poco a poco fueron distorsionando el espíritu del 15-M las que propagaron la idea de la abstención, del voto nulo o en blanco (que encima favorece a los partidos mayoritarios, pero ese es otro tema), y parece que con el paso del tiempo se ha ido extendiendo más esta idea abstencionista, que define a toda actividad política como una comedia y se niega a participar en ella.

Dejando a un lado que todo pueda ser una comedia (que en el fondo la vida en sí misma lo es), en mi opinión si la gente con este sentimiento apolítico se levantase y votase a partidos minoritarios el poder en este país no estaría predestinado al PP-PSOE que en tiempos de crisis parecen no ser tan diferentes. Seguramente con una mayor competitividad entre más partidos al estar el poder más repartido, estos no se dejarían influenciar tanto por las leyes que imponen los mercados, y así nos iría mejor.

Alternativas interesantes las hay de todas clases. Si el mundo quiere un cambio pero decide no ejercer su derecho a votar por dicho cambio es muy difícil que un nuevo mundo se materialice. Digo difícil, pero no imposible ya que gracias a Dios, como he mencionado, existen iniciativas que intentan imitar el logro islandés como el 15-M o la más reciente a nivel global del 15-O, pero salir a la calle a manifestarse por una renovación del sistema y por el contrario negarse a votar para renovarlo me parece como digo un poco contradictorio.

Si bien es muy complicado cambiar el sistema desde fuera del sistema, más grave puede ser si además decidimos no cambiarlo desde dentro del propio sistema. Y cuando digo grave pasa por mi cabeza la posibilidad de una horrible tercera guerra mundial como la situación se alargue demasiado. La comedia pasará a ser una tragedia si dejamos que el guión prosiga.

Gracias a la democracia tenemos la oportunidad de votar por un cambio real, por lo menos intentémoslo.

Actualización (2 de noviembre): Acabo de ver que finalmente Anonymous ha creado la Operación 20N (hashtag #Op20N en Twitter) cuyo mensaje viene a ser el que redacté hace dos semanas para este artículo, destacando que en caso de que no te convenza ningún partido minoritario, la mejor opción es votar nulo. Vídeo completo con la explicación:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 177 other followers

%d bloggers like this: